Descubre seis formas que te ayudarán a mejorar la tasa de rebote de tu web

Descubre seis formas que te ayudarán a mejorar la tasa de rebote de tu web

La tasa de rebote o bounce rate de una web es una métrica fundamental que debes tener en cuenta cuando monitorizas los resultados de tu web o e-commerce.

Cuando trabajas el SEO de tu site debes tener siempre presente este dato, pues es el que te va a decir si los usuarios están contentos con tu página o no. Cuanto menor sea la tasa de rebote, más posibilidades tendrás de aumentar tus conversiones y la visibilidad en la red será mayor.

¿Qué es la tasa de rebote?

La tasa de rebote es el porcentaje que indica cuántos usuarios abandonan tu web después de visitar una sola página. Un porcentaje de rebote alto se puede deber a varios factores, como que el tiempo de carga sea excesivamente alto, que haya problemas en la navegación, que la web no sea responsive o incluso que el público que navegue en ella no sea el adecuado.

Dependiendo del tipo de web que tengas, el porcentaje medio suele variar. Por ejemplo, la tasa de abandono en los blogs suele estar entre el 70% y el 90%. Si es una e-commerce los valores se sitúan entre un 20% y un 40% y en las webs de noticias el rebote oscila entre un 40% y un 60%.

¿Es siempre malo tener una tasa de rebote alta?

No necesariamente, ya que va a depender del tipo de información que ofrezcas. Imagina que tienes una web en la que solo incluyes la cartelera cinematográfica. Evidentemente tu tasa de abandono va a ser bastante elevada, ya que los usuarios entrarán, verán lo que les interesa y se irán. ¿Otro ejemplo con una tasa de rebote alto? Las landing page. Evidentemente en estos casos estaría justificado, porque el objetivo de una landing page es que tus posibles clientes entren en ella y no se distraigan con otros contenidos.

En este punto existe otro indicador que debes tener en cuenta: el tiempo de permanencia en la web. Hay determinadas ocasiones en las que, aun teniendo un índice de rebote alto, el tiempo de permanencia es igualmente significativo. Este dato es relevante en blogs con publicaciones extensas, ya que los usuarios se han quedado bastante tiempo leyendo todo el contenido que has compartido aunque no hayan navegado por otras páginas.

Sin embargo y pese a estas excepciones, lo más habitual es que un bounce rate alto signifique que algo está fallando en tu web y que debes tomar medidas para reducirlo.

Formas de mejorar la tasa de rebote

Hay diferentes técnicas que te pueden servir para mejorar la tasa de rebote de tu web. Por supuesto, damos por hecho que el contenido de calidad es parte de tu estrategia de marketing. Realizando publicaciones útiles para tus usuarios, conseguirás que se queden más tiempo buscando información nueva, además de una mayor oportunidad de conversión y fidelización.

Sin embargo, además de compartir publicaciones de calidad, hay otros aspectos que puedes trabajar si quieres reducir el porcentaje de abandono.

Diseño responsive

Teniendo en cuenta que el número de búsquedas por móvil aumenta cada año, tu web debe estar adaptada a todos los dispositivos si quieres que tus usuarios disfruten de ella a través del smartphone o de la tablet.

Velocidad de carga

El tiempo de carga es fundamental si no quieres espantar a tu público. Además, este punto tiene especial relevancia en los móviles, ya que al tener una potencia menor, la velocidad de carga debe ser mayor.

Piensa que si tu web carga lento, la gente se cansa de esperar, así que recuerda que cuánto más rápido sea el rendimiento de tu web, menor será la tasa de rebote.

Cuidado con el exceso de pop ups

También tienes que tener cuidado con el uso que haces de los pop ups (ventanas emergentes).

No te estamos diciendo que no los uses, ya que, en determinadas situaciones, como la búsqueda de leads, pueden ser muy efectivos. Eso sí, no los programes para que salgan de inmediato, sino poco tiempo después (20-25 segundos) e intenta no saturar a los usuarios con varias ventanas emergentes.

Incluye enlaces internos

Una buena forma de conseguir que tu público navegue por diferentes páginas de tu web es añadiendo enlaces internos relacionados con el contenido que están leyendo.

Por ejemplo, si tienes una web de automoción y hay una publicación en la que hablas sobre una determinada marca de coches, puedes añadir enlaces relacionados con ese automóvil (modelos, versiones, últimas noticias…).

Otra opción es incluir esos links al final del post con un título llamativo como “Otras noticias que te pueden interesar” o “No te pierdas…”

Esta práctica no solo te ayudará a reducir la tasa de abandono, sino que también mejorará notablemente tu posicionamiento orgánico.

Cuida el diseño de tu web

Un diseño cuidado de tu web, con una estructura ordenada y con una navegación intuitiva mejorará mucho la tasa de rebote.

También puedes colocar una barra de búsqueda en un sitio visible para que tus usuarios puedan encontrar contenido relacionado de una forma sencilla y favorecer que permanezcan en tu site.

Monitoriza las métricas

Para saber qué ocurre en tu web es imprescindible analizar las métricas que te aporta Google Analytics para conocer cuáles son los comportamientos de tus usuarios: en qué páginas hay una tasa de rebote elevado, a través de qué dispositivos se da un mayor abandono, qué contenidos funcionan mejor…

Solo estudiando estos datos podrás acercarte mejor a una solución.

No te olvides tampoco de contrastar los indicadores de la tasa de rebote con el tiempo de permanencia en las páginas para tener una visión real de lo que sucede en tu web.

La tasa de rebote con Google Analytics

Google Analytics te permite modificar la configuración de la tasa de rebote para que no todas las visitas que solo accedan a una página cuenten como abandono. Esto es muy útil sobre todo si tienes un blog de contenidos en el que el tiempo de permanencia es elevado porque están leyendo todo el post.

¿Cómo hacerlo?

Muy sencillo. Si usas la versión asincrónica de Google Analytics, tan solo tienes que añadir la siguiente línea de código en lugar de la última declaración _gaq.push del script.

setTimeout(‘_gaq.push([\’_trackEvent\’, \’NoBounce\’, \’Over 20 seconds\’])’,20000);

De esta forma, le estarás diciendo a Analytics que las visitas que permanezcan en la página más de 20 segundos no cuenten como rebote.

Por supuesto el tiempo lo marcas tú. Si tus posts son más largos, puedes subirle el tiempo y, si son más cortos, disminuir los segundos. Lo importante es que sea lo más realista posible.

¿Qué te parecen estas técnicas? ¿Hay alguna que te haya funcionado y que quieras compartir con nosotros?

No te olvides que en ClickAge estaremos encantados de ayudarte con todos los entramados de tu web si así lo necesitas. ¡Conseguirás grandes resultados!

Marketing digital

Community Management

Desarrollo a medida

Diseño y Comunicación