Si estás pensando en anunciarte en Google Ads, es importante que conozcas sus políticas publicitarias, de lo contrario, puede que no te aprueben los anuncios y tengas que gastar más tiempo y esfuerzos de los que habías previsto a la hora de ponerlos en circulación.

¿Quieres saber cuáles son las políticas publicitarias de Google Ads para las marcas? Presta atención, te las desvelamos y te las explicamos.

Las políticas publicitarias de Google Ads para las marcas

A Google le interesa que los usuarios encuentren fácilmente la respuesta a sus necesidades o problemas, de ahí que se deba cuidar mucho el contenido en el posicionamiento orgánico, esforzándose por ofrecer información útil y veraz.

Lo mismo ocurre con su plataforma publicitaria. Por eso es importante que conozcas qué se puede y qué no se puede anunciar. De esta manera, evitarás que Google no te apruebe las campañas publicitarias.

¿Qué contenido no puedes anunciar en Google Ads?

En la plataforma publicitaria de Google hay una serie de contenidos prohibidos, por lo que no podrás hablar sobre ellos.

Contenido prohibido

Evidentemente, no se pueden anunciar falsificaciones, es decir, vender o promocionar imitaciones de productos de marcas registradas. Si se hace, la campaña será rechazada inmediatamente.

Por supuesto, no es posible realizar anuncios que atenten contra la seguridad de los usuarios o que resulten dañinos, causen lesiones o provoquen perjuicios. Dentro de esta categoría se encuentran, desde armas y munición, hasta explosivos o drogas y cualquier artículo relacionado. Además, tampoco se puede anunciar material de pirotecnia o fuegos artificiales, al igual que promocionar o vender tabaco.

Finalmente, tampoco se puede realizar anuncios ofensivos o discriminatorios, que inciten al odio o que muestren escenas violentas que hieran la sensibilidad.

Prácticas prohibidas

Además, en Google Ads se debe seguir, por un lado, la Ley de Protección de Datos y, por otro, dar siempre información veraz.

Por ejemplo, no es posible ofrecer una serie de condiciones en los anuncios que después no se cumplen o que no son reales. Imagina que ves un anuncio con un producto a un precio determinado, pero cuando accedes a la web, compruebas que es más caro. No inspira confianza, ¿verdad? De ahí que sea importante verificar todos los datos antes de enviarlos a revisión.

En definitiva, siempre hay que apostar por crear campañas con información honesta, que ofrezca a los posibles clientes todas las claves para que puedan decidir si lo necesitan o no. Y, por supuesto, no se pueden generar falsas expectativas, sobre todo con temas de salud (dietas milagrosas, productos o servicios que prometen o insinúan curar enfermedades graves…).

Si se vulnera alguna de las especificaciones de Google Ads el anuncio puede ser rechazado

Contenido restringido o limitado

Dentro de este apartado se engloban aquellas prácticas que no están prohibidas, pero sí limitadas, ya que pueden resultar controvertidas dependiendo de su implicación legal o cultural.

De esta forma, pese a que no están prohibidas, Google Ads puede restringir su alcance y hacer llegar las campañas solo a determinadas ubicaciones o usuarios que cumplan con ciertas características (por ejemplo, ser mayores de edad).

¿Ejemplos de contenido limitado? Anuncios de juegos de azar, contenido para adultos, productos relacionados con el alcohol…

Esta es la sección más ambigua de todas, por eso es común que existan más dudas. Si quieres más información, puedes echar un vistazo a las políticas publicitarias de Google Ads, una página en la que se te darán datos más detallados.

Requisitos editoriales y técnicos

Más allá del contenido prohibido o el restringido, hay algo que tampoco puedes pasar por alto: los estándares de calidad.

Así, no solo debes cuidar los textos, evitando desde faltas de ortografía, hasta copys demasiado genéricos que no ofrezcan ningún tipo de información. Además, los enlaces deben redirigir correctamente a una web que funcione. Por otro lado, la URL visible debe ser coherente con la página de destino. Por ejemplo, no se puede poner una página web de marketing digital y que cuando pinches te lleve a una página de venta de alfombras.

Entre las políticas publicitarias de Google Ads destacan igualmente los requisitos técnicos. Y es que es fundamental adaptarse a las especificaciones relacionadas con el formato de los anuncios. ¿Un ejemplo? No se puede mostrar imágenes de menores, ni en vídeos ni en fotografías.

¿Se puede pedir una segunda revisión de los anuncios a Google Ads?

Como ves, la mayor parte de los requisitos son bastante coherentes, porque se encuentran dentro del marco de la legalidad. Así, si una campaña en Google Ads es rechazada, dejará de estar en circulación hasta que se realicen los cambios pertinentes. Una vez se hayan hecho, se deberá enviar de nuevo a revisión para verificar que todo está correcto y se ha subsanado el problema.

Sin embargo, a veces pueden existir ciertos malentendidos, y es que Google también puede cometer errores. Por eso, si lo deseas, tienes la posibilidad de pedir una apelación. De este modo se llevará a cabo una revisión manual de los anuncios. En este enlace de Google Ads tienes más información sobre las apelaciones, ya que, dependiendo del motivo del rechazo, deberás utilizar un canal u otro para hacerles llegar tu propuesta.

¿Qué te parece este post sobre las políticas publicitarias de Google Ads para las marcas? Esperamos que te haya sido útil y recuerda tener todo esto en cuenta para evitar que quiten de circulación tu anuncio. Aunque se puede retocar, se trata de una pérdida de tiempo que es posible evitar.

Por otro lado, si quieres empezar a anunciarte en Google Ads y necesitas ayuda, contáctanos. Nuestro equipo de expertos en campañas SEM y Google Ads se encargará de crear los mejores anuncios publicitarios online para que consigas aumentar tus conversiones y tus ventas.

Como Google Partners sabemos perfectamente lo que busca la compañía, pudiendo optimizar al máximo los anuncios para lograr unos resultados óptimos en el menor tiempo posible, algo que también es de gran utilidad para conseguir un buen retorno de la inversión (ROI).

Dinos qué necesitas y nos pondremos manos a la obra, nos encantará escucharte y asesorarte para que consigas incrementar tus beneficios.