Contenido

1- ¿Qué es una marca personal?
2- Ventajas de tener una marca personal potente
3- Claves para crear y potenciar una marca personal de éxito
3.1- Define tus objetivos
3.2- ¿Quién es tu público objetivo?
3.3- Establece el tono comunicativo
3.4- ¡A por la imagen corporativa!
3.5- Crea una estrategia
3.6- Medir, medir, medir

¿Conoces el término de marca personal? ¿Estás pensando en diseñar una estrategia para crear y potenciar tu marca personal, pero no sabes por dónde empezar?

Sea cual sea tu situación, si quieres saber más sobre el personal branding, no te pierdas este post… ¡porque te lo contamos todo!

¿Qué es una marca personal?

La marca personal, también conocida como personal branding, consiste en gestionar tu perfil personal como si fuese una marca comercial. ¿El objetivo? Desde diferenciarse de la competencia, hasta conseguir mejores oportunidades laborales o posicionarse como experto, destacando en un área profesional determinada.

Al igual que las marcas comerciales, deben seguir una serie de estrategias para conseguir sus objetivos, desde crear una imagen y un diseño que acompañen a la marca, hasta decidir el tono de comunicación o los medios en los que se tendrá presencia (redes sociales, web…), entre otros. De hecho, tanto marcas comerciales como marcas personales comparten una serie de características comunes:

  • Poseen un tono y estilo de comunicación diferenciados
  • Cuentan con metas y objetivos a lograr
  • Venden productos o servicios
  • Tienen unos valores y filosofía concretos

Ventajas de tener una marca personal potente

Te permite posicionarte como experto en tu sector

Una marca personal te ayuda a diferenciarte de la competencia y a posicionarte como referente en tu sector, destacando y consiguiendo más clientes o mejorando a nivel profesional.

Te otorga una mayor visibilidad

Por supuesto, trabajar el personal branding te servirá para aumentar tu visibilidad en la red. Esto, por supuesto, también se traduce en más tráfico web, más conversiones o mejores oportunidades laborales.

Te proporciona credibilidad y confianza

Al ser un experto en tu sector, tu marca generará credibilidad y confianza en la comunidad y tus opiniones serán más valoradas.

Te ayuda a encontrar nuevos nichos de mercado

Del mismo modo, una marca personal sólida y fuerte te servirá para encontrar nuevos nichos de mercado, nuevas colaboraciones o diversas formas de monetizar tus conocimientos, tus productos o tus servicios.

Para tener éxito, la marca personal debe definir su mensaje, su target y sus valores

Claves para crear y potenciar una marca personal de éxito

Ahora que ya sabes qué es el personal branding y cuáles son los beneficios de contar con una marca personal consolidada, veamos en profundidad cómo puedes crearla y potenciarla.

Define tus objetivos

Como no podía ser de otra manera, el primer paso para crear y potenciar una marca personal son los objetivos. ¿Qué quieres conseguir? Puede que busques vender más, conseguir mejores oportunidades laborales, más colaboraciones…

Por supuesto, es clave que sean objetivos SMART, es decir, específicos, medibles, alcanzables, realistas y medibles en el tiempo. Lo mejor, en este sentido, es que escojas como mucho, dos o tres, para poder llevarlos a cabo con eficiencia.

Además, en este punto es una buena idea que identifiques tus valores, tu filosofía, las características que te diferencian del resto de competencia y el mensaje que quieres transmitir. De esta manera te será mucho más sencillo después establecer una estrategia apropiada.

¿Quién es tu público objetivo?

Ahora que ya conoces tus objetivos y sabes cuáles son tus valores y lo que te diferencia de los demás, es el momento de pensar en tu audiencia. Sin duda, un paso crucial que te ayudará a alcanzar tus metas.

Para ello, debes identificar a tu buyer persona, porque todas tus acciones irán encaminadas a atraerlos, desde las estrategias publicitarias, hasta la generación de contenidos en las redes sociales.

Por ejemplo, no es lo mismo dirigirse a un público joven que a empresas o a colegas de profesión. El mensaje, los contenidos e incluso los canales de comunicación variarán, ¿verdad?

Por todo ello, además de recoger la información demográfica de tu target también debes reflejar su personalidad, sus hábitos de consumo, las redes sociales que utiliza, sus retos, sus motivaciones y sus hobbies o establecer en qué les beneficia tu producto o servicio.

Establece el tono comunicativo

Para crear y potenciar tu marca personal también tendrás que prestar atención al tono comunicativo que utilizarás y que puede variar dependiendo del público al que te dirijas.  ¿Usarás un tono formal o informal? ¿Será un lenguaje informativo, cercano, emocional, técnico…? ¿Apostarás por una comunicación en segunda persona del singular (tú), del plural (vosotros) o tratarás de “usted”?

Una vez lo definas, es importante que lo mantengas en todos tus canales (web, blog, tienda online, redes sociales…). Por norma general, cada vez es más habitual usar un estilo informal y en segunda persona del singular, aunque, dependiendo del sector en el que te muevas, puede variar ligeramente.

Eso sí, lo que no falla es mostrar cercanía y amabilidad. Sin duda, una buena forma de generar confianza y mejorar la atención al cliente.

¡A por la imagen corporativa!

Al igual que las marcas comerciales, las personales también deben tener una imagen corporativa que transmita sus principales características.

Por ello, es importante escoger un nombre (puede ser el propio u otro diferente), crear y diseñar un logo, establecer una tipografía, elegir la gama cromática de la marca, el slogan…

Crea una estrategia

¡Es el momento de pasar a la acción! En este paso, hay que establecer la estrategia y las acciones que quieres llevar a cabo para alcanzar tus objetivos.

Así, es necesario escoger los canales en los que quieres darte a conocer y difundir tus mensajes (redes sociales, web, blog…), pero también es importante que crees tanto un calendario editorial, que te permitirá definir las acciones de promoción que quieras llevar a cabo, como un calendario de contenidos para las redes sociales y tu página web.

Por supuesto, en este punto no debes perder de vista los pasos anteriores. Es decir, tienes que tener muy presente a quién te diriges, cuáles son tus objetivos, tu estilo comunicativo y tus cualidades personales.

Medir, medir, medir

Finalmente, recuerda que la analítica será tu gran aliada. Así que no te olvides de medir tus resultados con el fin de conocer las acciones que te generan resultados positivos o aquellas que tal vez debes desechar o modificar levemente.

¿Qué te ha parecido este post? Esperamos que, tanto si ya tienes una marca personal como si estás pensando en crearla, te haya sido de utilidad. Y, si necesitas ayuda con el marketing online, no dudes en contactarnos. Nos encargaremos del diseño y la comunicación de tu imagen corporativa, pero también de crear una gran estrategia en redes sociales o en tu web para que alcances tus metas.