Hace no demasiado tiempo, la idea de emprender y montar una empresa parecía que estaba solo al alcance de unos pocos con suficiente capital y recursos. Sin embargo, con el auge de las nuevas tecnologías, esto ya no es así. Y, si no, piensa en cómo empezaron grandes compañías como Google o Facebook y en qué se han convertido con el paso de los años. 

Así, emprender es posible gracias a un término que cada vez cobra un mayor protagonismo en nuestras vidas: las startups. 

Sin embargo, todavía hay muchas incógnitas que las rodean. ¿Qué son exactamente? ¿Cuáles son sus características? Y, lo más importante, ¿cuándo una startup deja de serlo y se convierte en una empresa? Para resolver estas y otras dudas hemos creado este post. Prepara un café y disfruta de la lectura porque, ¡empezamos!

 

¿Qué es una startup?

Antes de conocer en detalle sus características y de saber cuándo se supera la fase startup en los proyectos empresariales, conviene conocer su definición. Pues bien, una startup es una empresa de reciente creación que cuenta con un gran potencial de crecimiento. 

A diferencia de las pymes, estos negocios, gracias a las nuevas tecnologías, suelen crecer y escalar de manera mucho más rápida y, por lo general, están vinculadas al sector de la tecnología y la innovación. Para que te hagas una idea, mientras las startups salen al mercado con ciertas necesidades de capital y recursos, las pequeñas y medianas empresas lo hacen con el desembolso económico realizado y, por tanto, deben esperar un tiempo para disfrutar de beneficios. 

Google, Facebook, Spotify, Airbnb o Uber son algunos de los ejemplos de empresas que comenzaron siendo startups.

 En Clickage ya hemos hablado con anterioridad sobre startups. Así, en este artículo puedes conocer cómo montar una y, en este otro, tienes algunas de las estrategias de marketing digital para startups. 

 

Características principales de las startups

Innovadoras y ágiles

Una startup, a diferencia de empresas más grandes y sólidas, busca solventar una necesidad concreta de una manera diferente, de ahí que entre sus principales atributos se encuentre la innovación. Deben hacer las cosas de otro modo, apostar por la creatividad y probar nuevos métodos. 

Por supuesto, al ser pequeñas compañías, también tienen la posibilidad de tomar decisiones y aplicar una metodología concreta de una forma mucho más ágil que en las empresas tradicionales. 

 

Gran uso de la tecnología

Si por algo destacan las startups es por integrar el uso de la tecnología en sus procesos diarios con el único objetivo de aumentar su economía rápidamente. Sin ella les sería imposible escalar e innovar.

 

Equipos multidisciplinares… y muchas horas de trabajo

Por otro lado, el equipo profesional es multidisciplinar, organizado en estructuras no jerárquicas y sus horarios laborales suelen ser amplios, ya que disponen de un tiempo limitado para encontrar un producto o servicio que satisfaga al cliente. De lo contrario, se quedarán sin recursos y correrán el riesgo de desaparecer. 

 

Gran tolerancia al fracaso

Las startups tienen una gran tolerancia al fracaso porque para ellas, lo más importante es aprender y mejorar su producto o servicio. Si algo no funciona, se pondrán manos a la obra para implementar las modificaciones necesarias y continuar con el trabajo.

 

Mayor interacción con los consumidores

Para este tipo de negocios es fundamental mantener una comunicación constante con los consumidores. Solo de este modo podrán ir resolviendo los problemas y retos a los que se enfrenta su servicio o producto y testearlo para que salga al mercado con garantías. 

De este modo, a su vez, también conseguirán una mayor financiación sin tener que recurrir a préstamos bancarios, al apoyo de inversores privados o business angels.

Las startups son pequeños negocios de reciente creación y capaces de crecer rápidamente gracias al uso de la tecnología digita

 

Señales que indican que una startup deja de serlo

Ahora que ya conoces qué es una startup y cuáles son sus principales características, vamos a ver cuándo una startup deja de serlo y se convierte en una empresa, ya que, una vez se pase de fase, los procesos de trabajo y las metodologías que se apliquen también se transformarán. 

Por supuesto, se trata de una serie de señales que indican que puede que se haya dado el salto, aunque no es algo matemático y algunas de ellas no convencen a todos.  Cuantos más indicadores se cumplan, más probabilidades existen de que la startup sea una empresa consolidada. 

 

Ha encontrado un modelo de negocio rentable y escalable

Los ingresos son una de las principales variables que pueden determinar cuándo una startup deja de serlo. 

En una startup prima el crecimiento por encima de los beneficios, que suelen ser secundarios. Así, en el momento en el que se logra, como mínimo, ganar lo mismo que lo que se gasta, es una buena señal. 

 

Los trabajadores realizan jornadas de 8 horas como máximo

Como te adelantamos con anterioridad, pertenecer a una startup conlleva cierto sacrificio para poder sacar adelante el proyecto lo más rápido posible. Por eso, que la mayoría de trabajadores pueda realizar una jornada laboral convencional es un indicativo de que la startup se está convirtiendo en empresa. 

 

Hay vacaciones sin riesgo al caos

Lo mismo ocurre con las vacaciones. En las startups, si un trabajador o fundador se va de vacaciones, la producción y la productividad se suelen ver afectadas. Así que, en el momento en el que no ocurre, es otra señal a tener en cuenta. 

 

Surge la competencia

Si, tras la salida al mercado de un producto o servicio innovador y diferente, empiezan a surgir competidores, es una buena señal de que la startup se encuentra en otro nivel, mucho más cercano al de las empresas tradicionales. 

¿Qué te ha parecido este artículo que explica cuándo una startup deja de serlo? Por supuesto, si acabas de emprender y necesitas ayuda en marketing digital, en Clickage pondremos toda nuestra experiencia a tu servicio, ya sea para elaborar tu nueva web, como para crear contenidos, darte a conocer con campañas de publicidad online o para encargarnos de las redes sociales y mantener a tu audiencia informada de todo. ¡No lo dudes! Contáctanos. Nos encantará escucharte y asesorarte.