Hasta ahora, el funnel de ventas era una herramienta clave dentro del inbound marketing. Gracias a él se puede establecer una estrategia adecuada para cada etapa de compra en la que se encuentre una persona, desde la primera toma de contacto con la marca hasta la venta o conversión. Pues bien, actualmente, ha llegado la hora de sustituirlo por otro modelo más eficaz: el flywheel.

¿Quieres saber qué es el flywheel y cómo funciona? Entonces sigue leyendo, porque te lo explicamos en detalle.

¿Qué es el flywheel?

El flywheel, término acuñado por HubSpot, es un nuevo modelo de marketing en el que se le da más importancia a la fidelización del cliente para que siga comprando los productos y servicios de una marca, ya sean artículos complementarios o versiones superiores.  Así, mientras el funnel de ventas era un camino lineal que terminaba con la venta, el flywheel tiene un ciclo continuo.

Utilizando el flywheel, las empresas pueden optimizar al máximo sus estrategias de marketing y ventas y mejorar la experiencia de sus consumidores para que la relación entre ambos no termine una vez adquieren un único producto o servicio.

¿Por qué se transforma el funnel de ventas en flywheel?

Como sabes, en marketing todo evoluciona rápidamente. Si marcas y empresas no se adaptan al comportamiento de los usuarios y a sus demandas, corren el riesgo de quedarse desactualizados, no conectar con su audiencia y desaparecer.

Actualmente, los hábitos de los consumidores han cambiado. Así, no solo han perdido la confianza en los vendedores tradicionales, sino que además las recomendaciones de otros usuarios cobran un mayor protagonismo en la decisión de compra. Pues bien, en este contexto, el flywheel incluye dichas variables mejorando de esta manera el embudo de conversión, que es más estático, lineal y no tiene en cuenta el boca-oreja.

El flywheel busca que los usuarios tengan una experiencia positiva con la marca para que sus recomendaciones sean buenas y se mejore la relación con ella

Las fases del flywheel

Atraer

En un primer momento, este modelo de marketing y ventas busca atraer al máximo número de personas para que conozcan la marca y, para ello, se utilizan diversas técnicas, como el content marketing, el SEO o las campañas publicitarias.

Implicar

En la segunda fase se intentará construir una relación duradera con el cliente, es decir, se trabajará el engagement.

Deleitar

En la última fase se busca la fidelización ofreciendo una experiencia única que aporte valor y que convierta a los clientes en seguidores de la marca. De este modo, si la relación entre ambos es satisfactoria, se amplían las posibilidades de que recomienden los productos o servicios adquiridos y se gane en autoridad, visibilidad y reputación, consiguiendo, a su vez, nuevos clientes y haciendo que la rueda no se pare.

¿Cómo convertir un embudo de ventas en un flywheel?

El término “flywheel” se puede traducir como “volante de inercia” y, precisamente, esto es lo que se busca con este nuevo modelo de ventas, que la rueda gire sin parar.

Así, para transformar el embudo de conversión de un negocio se necesitará un extra de fuerza con el fin de que se ponga en movimiento y, por supuesto, también se tendrá que prestar atención a posibles fricciones para que dicha rueda no se detenga. Si lo consigues, la inercia mantendrá el volante en constante movimiento.

Pero, para entenderlo mejor, veámoslo en detalle.

Aplica la fuerza en las estrategias más rentables

Antes de ponerte manos a la obra, es fundamental que revises en qué estado se encuentra tu funnel de ventas y cuáles son las estrategias utilizadas en cada una de las fases (atraer, implicar, deleitar).

Una vez las tengas identificadas, te recomendamos que te centres en aquellas que te ofrezcan un mayor retorno de la inversión (ROI). Así le darás el impulso necesario al volante para que comience a girar.

Además, conviene que establezcas una métrica clave (KPI) para cada una de las técnicas, de este modo, podrás medir los resultados y establecer acciones para mejorar los resultados, aumentando la rentabilidad e identificando las fricciones que pueden hacer que el negocio no crezca como esperas.

Por ejemplo, imagina que para la fase de atracción utilizas el content marketing, para la de implicación inviertes en generación de leads ofreciendo webinars gratuitos y para la última etapa tienes un excelente servicio posventa. Pues bien, en este contexto, los KPIS podrían ser visitas a la web, conversiones realizadas y valoraciones de los clientes respectivamente. Teniendo esto claro, te será mucho más sencillo conocer los resultados de las estrategias y aplicar los cambios necesarios para su mejora.

Reduce la fricción

Como te comentamos anteriormente, un gran paso para reducir la fricción es analizar correctamente las métricas. Sin embargo, esto no acaba aquí, ya que también existen otros posibles puntos de fricción mucho más sutiles, como los que se generan dentro del negocio. De hecho, la falta de comunicación entre los distintos equipos es uno de los más habituales, por lo que conviene prestar atención a la propia organización empresarial.

Para ello, una buena idea es revisar en detalle los objetivos de cada departamento de la empresa, ya que puede ocurrir que estén trabajando en sentidos opuestos. Además, también conviene invertir en automatización con el fin de reducir las tareas repetitivas para mejorar la productividad, reducir posibles errores y, en definitiva, optimizar la experiencia de los clientes. Finalmente, también se puede reestructurar los equipos para evitar duplicidades.

Por otro lado, es muy útil prestar atención a las quejas de los consumidores y establecer soluciones para aumentar su satisfacción.

A modo de conclusión, lo ideal para seguir creciendo es mantener la inversión realizada en marketing y ventas en las fases de atracción e implicación y aumentarla en la fase de deleite. De esta manera se incrementará el compromiso de los clientes con la marca, lo que traerá una mayor fidelización y más recomendaciones.

¿Qué te parece el flywheel? ¿Listo para implementarlo? Estamos seguros de que con esta transformación tu empresa conseguirá más ventas y buenos resultados. Y recuerda, en Clickage somos tu agencia de marketing digital. Si necesitas que te ayudemos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y haremos despegar tu negocio.