Contenido

1- Errores comunes en una newsletter que no debes pasar por alto
1.1- Realizar newsletters muy extensas
1.2- No dar opción para darse de baja
1.3- Saltarse el doble opt-in
1.4- Olvidarse de las llamadas a la acción
1.5- No mantener la periodicidad de los envíos
1.6- No utilizar una aplicación de emailing
1.7- Evitar el testeo de las newsletters

El email marketing es una estrategia muy efectiva si se utiliza correctamente. De hecho, ¿sabías que convierte tres veces más que las redes sociales? Y es que una buena newsletter ayuda a mejorar la imagen de marca, a generar más tráfico web, a captar nuevos clientes, fidelizar a los consumidores y a generar un mayor vínculo con ellos. Además, su coste es reducido y su implementación, sencilla. Sin embargo, en muchas ocasiones existen errores comunes en una newsletter que pueden hacer que los resultados no sean los deseados.

Por ello, si quieres que tus campañas triunfen, no te pierdas este post.

¿Preparado? ¡Vamos allá!

7 errores comunes en una newsletter que no debes pasar por alto

Como seguramente ya sabes, una newsletter es una publicación digital que se envía a los suscriptores de la marca de manera periódica, es decir, las personas que reciben estos mails tienen que haber dado su consentimiento previo.

¿Y qué incluye este boletín? Información de interés para los usuarios, tanto del negocio como del sector al que pertenece, y que puede ir acompañada de diversos beneficios para ellos (descuentos, ofertas, contenido premium…).

Lo cierto es que, si no se lleva a cabo una buena estrategia, se corre el riesgo de que los correos electrónicos acaben en la bandeja de spam o en la papelera, perdiendo de esta manera la confianza de los clientes y, por tanto, posibles conversiones. Para evitarlo, es hora de que conozcas cuáles son los fallos más comunes en las newsletters.

Realizar newsletters muy extensas

Los emails deben ser concretos y fáciles de leer, por lo que aquellos demasiado largos, con frases muy extensas y, en general, con demasiada información, no suelen tener una buena acogida.

¿Nuestro consejo? ¡Redacta con sencillez! Apuesta por un contenido fresco, que incite a la lectura, estructura bien el contenido y, por supuesto, revisa muy bien la ortografía antes de darle al botón de envío.

No dar opción para darse de baja

A nadie le gusta que los lectores cancelen su suscripción, pero es importante que incluyas la opción en tus correos. En primer lugar, porque estarás cumpliendo con la normativa vigente y, en segundo lugar, porque es una buena manera de cuidar tu imagen de marca, apostando siempre por mejorar la experiencia de los usuarios.

Además, una buena opción cuando ocurre, es preguntarle por qué ha decidido darse de baja a través de un sencillo cuestionario. Esto te ayudará a mejorar tus correos y a evitar posibles fallos que tal vez estés pasando por alto.

Finalmente, puedes enviarle un correo de despedida personalizado y aprovechar para recordarle los diferentes canales en los que te puede encontrar (Instagram, Facebook, YouTube…).

Saltarse el doble opt-in

El doble opt-in es un proceso que sirve para verificar que te unes a una lista de correo de manera voluntaria y que aceptas recibir emails informativos, ofertas o notificaciones de una marca concreta.

Así, cuando una persona rellena el formulario para formar parte de la base de datos de las newsletters del negocio, le tiene que llegar un email para que confirme su decisión. Una vez lo haga, pasará a incluirse en la lista de suscriptores.

Pues bien, es fundamental no saltarse este paso, ya que te aseguras de que los usuarios realmente desean formar parte de la lista, mejorando la calidad de la base de datos. Por otro lado, para que el procedimiento sea de lo más sencillo, recuerda pedir únicamente los datos que consideres esenciales.

Otro de los errores comunes en una newsletter es no usar una buena herramienta de automatización de email marketing

Olvidarse de las llamadas a la acción

En muchos casos, los mails apelan a los lectores para que realicen determinadas acciones (acceder a la tienda online y disfrutar de los descuentos disponibles, apuntarse a un webinar…). De ahí que uno de los errores comunes en una newsletter sea olvidarse de añadir las llamadas a la acción correspondientes.

Por ello, si quieres implicar a tus lectores, recuerda incluir los call to action cuando sea necesario. Eso sí, no te pases con su uso. Con que añadas dos o tres por mail es más que suficiente, así no saturarás a los destinatarios.

No mantener la periodicidad de los envíos

¿Otro de los errores comunes en una newsletter? No tener una periodicidad establecida.

Cuando una persona se suscribe a una lista de correo quiere saber qué tipo de contenido va a recibir, cada cuánto tiempo le llegarán los mails y los beneficios que le reportará. De ahí que sea fundamental mantener una periodicidad, ya sea semanal, quincenal o mensual. Por supuesto, es la marca la que decide la mejor opción en función de diversos aspectos, pero, una vez establecida, es importante cumplirla.

Si no se hace, la imagen de la marca y la confianza pueden verse dañadas. Piensa que los usuarios pueden estar esperando esos correos y si nunca llegan (o lo hacen tarde) la empresa pierde reputación.

No utilizar una aplicación de emailing

Las herramientas de automatización de email marketing son muy útiles para diseñar newsletters atractivas y organizadas. Además, en muchos casos tienen opciones gratuitas si no superas determinado número de envíos o no tienes una lista de suscriptores elevada.

Por otro lado, ofrecen numerosas plantillas personalizables, cuentan con funciones que te permitirán conocer estadísticas en tiempo real y métricas como el porcentaje de rebote de los correos o la tasa de apertura, lo que te ayudará a realizar un seguimiento de los resultados.

En definitiva, se trata de una solución muy efectiva para crear las mejores campañas y, en el caso de que llegue el momento de pasar al siguiente nivel, sus precios no suelen ser elevados. De hecho, dependiendo de tus necesidades, puedes decantarte por una u otra empresa de mailing. ¡Hay múltiples opciones en el mercado!

Evitar el testeo de las newsletters

Antes de hacerles llegar a los destinatarios la newsletter, es importante testearla para detectar posibles fallos, desde faltas de ortografía, hasta problemas con las imágenes, los enlaces o el diseño. Además, te ayudará a visualizar si se ven correctamente en la mayoría de los correos.

¿Qué te han parecido esta recopilación con los errores comunes en una newsletter? ¡Esperamos que te sea de utilidad! Por supuesto, si necesitas ayuda para encargarte de tus campañas de email marketing, no dudes en ponerte en contacto con Clickage. Nos encargaremos de todo lo que necesites, desde realizar un copy y un diseño perfecto, hasta del envío.